El último taxi (Leyenda urbana de la Chacarita)

Ir abajo

El último taxi (Leyenda urbana de la Chacarita)

Mensaje por Queen Corax el Mar 15 Mar 2011, 21:54

A continuación comparto parte de una leyenda urbana publicada en el libro Buenos Aires es leyenda en el cual se compilan una serie de leyendas urbanas que circulan por diversas localidades.Es mucho más extensa, si pueden traten de conseguirlo.

"MUJER MUERE SOBRE LA TUMBA DE SU MADRE: En las primeras horas de la mañana de ayer fue encontrado, dentro de las instalaciones del cementerio de la Chacarita, el cuerpo sin vida de una mujer. El hallazgo lo realizó Rodolfo Barrientos,quien dijo estar caminando hacia el sepulcro de su hijo cuando divisó “a una mujer acostada sobre una de las tumbas”. Barrientos supuso que estaría dormida e intentó hacerla reaccionar,pero,ante la falta de respuesta , decidió dar el aviso a uno de los cuidadores. Luego ,personal médico anunciaría la condición sin vida de la víctima, la cual fue identificada como Felipa N. de Hospertatto , de treinta y nueve años , soltera, con dos hijos. La tumba sobre la que reposaba su cuerpo era la de su madre, Inés P. Tossi de Hospertatto. Los médicos también dijeron que, al momento de ser encontrada , la mujer llevaba muerta algunas horas ; “quizá haya estado así, sin vida , toda la noche”, comentó uno de ellos y agregó: “murió por un paro cardiorrespiratorio. El estado emocional que acompaña a las depresiones profundas, sobre todo las relacionadas con la pérdida de seres queridos, causa esta clase de ataques fulminantes”.

Esta noticia fue publicada en mayo de 1978 por Todo Real , un periódico de barrio ya desaparecido. Y, por lo que sabemos, fue éste el único medio que registró el acontecimiento. Ejemplares de diarios más importantes pertenecientes a la misma fecha parecían estar ocupados en el Mundial de Fútbol que se disputaba en nuestro país, como para dedicarle algún espacio a la muerte de Felipa.
Como pudios ver , el periódico barrial nos ofrece tanto el punto de vista del señor Barrientos, responsable del descubrimiento del cadáver ,como de los médicos que lo examinaron.
Pero, ¿ qué ocurrió desde el punto de vista de la víctima?¿Cómo vivió aquellos últimos instantes de su vida?¿Hablándole a su madre muerta,quizá?¿Llorando hasta que su corazón se detuvo?Sabemos que pedirle respuestas a un periódico (y más a una humilde población local) es prácticamente inútil. Salvo que el periodista responsable de la crónica sea vidente o se comunique con los muertos.
Pero a lo que sí podemos acudir es a una leyenda urbana que ronda por las calles de Chacarita , la cual, según sus devotos, guarda la verdad de lo que vivió Felipa (y como Felipa, muchos otros) en sus últimas horas.
El siguiente relato intenta reconstruir , entonces , lo que pudo haber experimentado la víctima, según la leyenda:
Aquella tarde , Felipa ingresó en el cementerio de la Chacarita para visitar la tumba de su madre. En cuanto llegó a la lápida, apoyó la palma de la mano en la placa con el nombre de la muerta, y la saludó. Cambió el agua y las flores que descansaban a un costado de la tumba. Luego le habló a su madre durante una hora aproximadamente , hasta que vio que empezaba a hacerse de noche. Entonces posó nuevamente su mano sobre el nombre de la difunta , se despidió y comenzó a caminar entre otras madres que no eran la de ella, entre padres y abuelos, entre hijos y nietos. Todos muertos.
Cuando Felipa salió del cementerio no se sentía con ganas de caminar las cuatro cuadras que la separaban del colectivo. Lo mejor era tomarse un taxi directo a casa. Levantó la vista y distinguió uno que avanzaba lentamente por Lacroze. Estaba libre. El taxi ya se había desviado en su dirección cuando ella levantó la mano. La mujer se subió y le indicó al chofer el destino. En otras circunstancias ,Felipa hubiera percibido la extrema palidez del conductor, así como también la silenciosa respuesta (un lentísimo cabeceo) que el hombre le dirigió luego de escuchar la dirección a la cual debía llevarla. Pero en aquel momento la mujer sólo se permitió sumergirse en recuerdos en los cuales su madre aún estaba viva.
Y así viajó,mirando sin mirar. Hasta que algo la sacó de su ensoñación, algo que arrastró su conciencia al taxi donde se hallaba sentada. Felipa sentía frío. Mucho frío. Eso era lo que la había a dejar sus pensamientos: un frío increíble que le recorría todo el cuerpo. Instintivamente quiso cerrar la ventanilla … pero el vidrio no subía, la ventanilla estaba cerrada. Miró la ventanilla del chófer. Cerrada también. Entonces ¿de dónde venía aquel frío insoportable?
Estuvo a punto de hablarle al taxista , pero se quedó muda cuando vio aquellas manos sobre el volante. Las manos del chofer eran extremadamente flacas, como si llevara la piel pegada a los huesos. Y además estaban muy pálidas, casi blancas. Quiso descubrir el rostro del hombre en el pequeño espejo delantero , pero estaba inclinado en un ángulo tal que sólo reflejaba parte del asiento vacío al lado del chofer. Felipa sentía el cuerpo cada vez más frío.
-Perdón- se animó a decir. El taxista no contestó.
-Perdón, señor-insistió. Nuevamente no obtuvo respuesta. Entonces la mujer alzó nuevamente la mano para tocar el hombro del taxista; pero nunca lo consiguió. Su propia mano, la que había levantado para llamar la atención de aquel misterioso conductor, la asustó. Su mano era la de un muerto. Huesuda , pálida como la del taxista. Y fría como todo su cuerpo. Alzó la otra mano. La contempló con el mismo horror. Dios,¿qué le había pasado? Entonces el taxista se movió. Giró lentamente el espejo delantero. Felipa pegó un grito cuando en el cristal apareció el rostro raquítico y deformado de lo que parecía el cadáver de una mujer. Cuando Felipa gritó, aquella imagen también lo hizo. Y entonces supo que aquél era su reflejo. Si , no sólo las manos se le habían marchitado , sino el rostro. Quizá también todo el cuerpo. Felipa quiso llorar, pero no brotaron lágrimas de sus ojos.
El taxi se detuvo.
Felipa miró por la ventanilla. Estaban nuevamente en la entrada del cementerio de Chacarita.
No hizo falta que le preguntara al chofer por qué habían vuelto al mismo lugar. Las voces que escuchaba ahora eran toda la explicación que precisaba. Voces que provenían del mismo cementerio, voces que repetían su nombre. Los muertos la estaban llamando, y ella no podía resistirse. Felipa ya era uno de ellos.
En síntesis, el mito asegura que existe un taxi cuyo conductor sólo recoge a personas que salen del cementerio de Chacarita. Quien suba a ese vehículo será convertido en cadáver, y luego dejado nuevamente para su descanso eterno..."

avatar
Queen Corax

Mensajes : 162
Fecha de inscripción : 28/02/2011
Edad : 37
Localización : Hellmouth casi esquina Sunnydale

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El último taxi (Leyenda urbana de la Chacarita)

Mensaje por GeA el Lun 28 Mar 2011, 10:30

increíble!!!! .... no te tomas un taxi en chacarita ni ahí!!!!
bueno sin lugar a dudas chacarita mantiene mucho miterio a su alrededor, por ser concecuente a la gran mortandad de la fiebre amarilla...
se dice que chacarita abarcaba incluso hasta la estación y una plaza cercana, el ferrocarril fue hecho hasta alla por la cantidad de cadaveres que se necesitaba trasladar...
y que cuando se quiso hacer la nueva estación cadaveres fueron sacados (algunos) y enterrados en el en fosa común o nichos sin nombres.
Y no falta taxista que cuente que ha llevado a una dama hasta la entrada de chacarita, diciendo que vivia ahí.....
avatar
GeA
Admin

Mensajes : 333
Fecha de inscripción : 28/02/2011
Edad : 29
Localización : Jardin de espejos donde florecen gardenias azules

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.