Nosferatu - un análisis somero

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Nosferatu - un análisis somero

Mensaje por Duc de Roquefor el Miér 19 Oct 2011, 00:45


Nosferatu, peliculón...tiene un montón de cosas bastante interesantes y da para mucho debate su simbolismo. En éste tema, algunos puntos que encontré interesantes sobre éste no muerto y su aporte al cine y género vampírico...

Cuando me refiero al vampiro (para diferenciarlos) de la película de 1922 diré Orlock (1922). Si me refiero al vampiro de la versión de Werner Herzog de 1979, diré Drácula (1979) ya que los vampiros cambian de nombres según la versión...

Nosferatu:el no-muerto…la película más antigua que se conserva sobre Drácula y a su vez una historia por derecho propio, está llena de simbolismos y nos ha dado una imagen diferente de vampiro…una imagen bastante más fiel al no-muerto folclórico: un ser inmundo que se alimenta de los vivos y trae la peste…en éste tema va un punteo básico sobre este personaje, tanto en su versión original a cargo de F. W. Murnau con Schreck como en la remake de Werner Herzog con Claus Kinski…

“Nosferatu”:el primer error es asociar el término al nombre. Es bastante común la equivocación (y se acentúa con el título Nosferatu The Vampyre en la remake)…pero hay que aclarar que, en la versión de 1922 el vampiro se llama Graf (Conde) Orlock mientras que en la de 1979 el vampiro es el Conde Drácula. Nosferatu es en realidad una palabra que designa…que designa ya es un tema de discusión.

Stoker pensaba que el término aludía a “No Muerto”. Otras versiones (como la del Drácula anotado de Catedra Letras Universales que yo tengo) sostienen que “Nosferatu” deriva de “Necrat”, que a su vez significa “Impuro”. Y hay todavía otra versión que dice que deriva de la palabra “Nosophoros”…significando “Portador de enfermedades”, la cual es una de las características del vampiro folclórico. Bien podría ser esa la acepción que Murnau (y Herzog por añadidura) le dieron al personaje en vista de sus características…

En sí, tanto en su aspecto de no muerte como en su impureza o su relación con la plaga, el término le calza justo al personaje.

Características físicas del Vampiro: Orlock vino a salvar a la figura del vampiro folclórico del olvido al que vampiros como el de Lugosi habrían condenado a esa figura. En vez de un conde estilizado y galante, Orlock se nos presenta delgado, pálido…pero en un sentido cadavérico. Sus modos y su apariencia tienen de todo menos de humano y eso es lo que lo desenmascara a primera vista, a diferencia del Conde de Lugosi...un noble extraño pero, a primera vista, humano.

Alto y espigado, su apariencia se ve reflejada en las torres de la iglesia…y su esencia, un cadáver vacío se ve reflejado en los lugares que habita…almacenes que, fuera de su habitante, están vacíos, abandonados y apenas un reflejo de mejores épocas.

Sus manos son garras y sus movimientos son mecánicos…Orlock no se mueve; se propulsa. Una fuerza (la de la pulsión por la sangre?) que lo empuja a levantarse o moverse en cámara. Sus orejas son puntiagudas…como las ratas, o los murciélagos, "ratas aladas".

Su cabeza es un cráneo – como el de la misma muerte – y sus colmillos, característicos del personaje (sus paletas aguzadas) nos habla de una relación mucho más cercana del vampiro con la rata – aquél portador de la plaga. Su cuerpo no está vestido…mas bien se encuentra amortajado en un sobretodo que lo vuelve una sombra y resalta su palidez mortuoria…

El vampiro, la rata y la peste: Veamos…tenemos a un vampiro que por su término alude a la peste. Sus rasgos – resaltados por los dientes y como los tiene – nos traen a la mente las ratas.

Stoker le pasó por alto al asunto en su novela (apenas lo refiere), pero Murnau y Herzog no lo han hecho: el Vampiro es un mensajero de la muerte, no solo la que causa por sus acciones, sinó también un difusor de la plaga en las leyendas medievales. Así, en ambas películas, adonde Orlock/Drácula pisan, los ratas lo acompañan…al igual que en los casos “históricos” de vampiros; la peste y la inmundicia tapan a aquellos que no han sido afectados por sus acciones directas: el vampiro es una amenaza no solo a quienes ataca para alimentarse…sinó también a la tierra donde habita.

Este detalle es mucho más explotado en Nosferatu 1979 que en Nosferatu 1922: mientras que Werner Herzog se basa mucho en la obra de Murnau, de todos modos amplía el aspecto de la peste bubónica (o Negra, para los amigos). Las ratas literalmente invaden Bremen. El drama humano es tan profundo que todos en la ciudad ven cercana su muerte (a diferencia de la otra donde la plaga está pero sin tanto énfasis). Tan resignados se encuentran que celebran un Carpe Diem bailando con la muerte (como en una suerte de Danza Macabra) y hasta almorzando rodeados de ratas…la Muerte ya los tiene insensibilizados y sólo les queda esperarla sin miedos…porque hasta eso han perdido.

El Vampiro, el Sol y las Cruces: La mayor contribución de Nosferatu (1922) al género es que el sol es mortífero para el vampiro. De hecho, ninguna historia anterior (literaria e histórica) nos habla de vampiros que mueren por la luz solar. El Drácula literario caminaba bajo el sol, con menos poderes y Carmilla Von Karstein estaba además enfebrecida bajo la luz solar...ninguno de los vampiros serbios de la historia registrada explotó en llamas cuando lo exhumaban. Murnau, de la nada, crea uno de los mitos pop sobre el vampirismo que actualmente todo el mundo toma como algo folclórico.

A Drácula (1979), en cambio, el sol no lo mata...pero lo inmoviliza (facilitando que lo estaqueen). Igualmente se trata de una penalización que el vampiro folclórico no posee.

Como para compensar...a Orlock/Drácula las cruces no parecen afectarle tanto. A Drácula (1979) apenas algo más que a Orlock (1922) ya que en una escena dentro de una iglesia abandonada amaga espantado frente a una que hay en la pared....sin embargo hay que tomarlo con pinzas porque para llegar a esa iglesia ha atravesado un cementerio LLENO de cruces. Digamos que lo asustan pero no lo aterran...o sea, no es un método definitivo.

Que mueve al vampiro?: Una de las principales diferencias entre Orlock (1922) y Drácula (1979) es lo que mueve al no-muerto a mudarse.

Orlock (1922) es, de los dos, el más enigmático…se quiere mudar en un principio, pero no sabemos para qué. Si bien se encuentra atraído hacia Nina, la mujer de Hutter, por telepatía (y por haber visto su retrato), no sabemos nada de sus intenciones originales. Se muda para comer? Para no sentirse solo? Tal vez necesita desparramar la plaga?

Tal vez sea el ello de Hutter…un ser movido por el deseo sexual tanto de alimentarse como de ir al llamado de una pulsión?

Una interpretación de la película de 1922 es psicológica: mientras Hutter tiene un amor mas bien inocente y aniñado con su mujer; Orlock es mucho más físico y sexual y a la vez repelente. Nina entonces tiene dos maridos…uno medio boludón que le regala flores y uno que la acecha en la oscuridad. Que irrumpe en su habitación y la penetra…y desangra.

La misma Nina es ambigua: podemos pensar que se sacrifica heroicamente…pero en primer lugar el que recibe su llamado es Orlock y no Hutter (en la escena del castillo, cuando el vampiro está por acabarlo) y en segundo lugar porque en la escena de la playa pareciera esperar a su marido mientras mira el mar…cuando sabemos que el que viaja en barco es otro.

Finalmente, Nina manda a su marido a buscar al médico…lo saca de esena para que su amante, sediento, entre y se haga con ella. Ambos mueren….solamente sobrevive el inocente Hutter.

Drácula (1979) es parecido y en esencia bien distinto. Es un ser con los mismos deseos oscuros del otro. Pero, así como Harker es diferente en ésta versión (es bastante más codicioso y menos inocente que Hutter), el Conde tiene sus costados más humanos.

Drácula (1979) está solo y triste en su castillo. Mientras Orlock (1922) no se queja de su condición (ya que se trata más de una pulsión), Drácula está constantemente lamentándose de que hay destinos peores que la muerte con una voz melancólica y bastante sufriente…aunque eso no evita que ataque a Harker a la primera de cambio.

Si bien podría aparecer por lo de Lucy (en la versión de 1979 es Lucy, en vez de Nina) y someterla a la fuerza, al principio se presenta en su dormitorio y le ofrece su ayuda a ella y al marido…un intento flojo de ser algo más humano y cortejarla…algo que en Orlock sería rarísimo.

Cuando se vuelva a presentar para devorarla, tendremos cierta sensación de que sabe adonde se está metiendo y qué es lo que quiere realmente conseguir…es Drácula un suicida deprimido mientras que Orlock es un depredador atrapado?

Quizás la mayor diferencia entre uno y otro está en sus intenciones tras el viaje: Orlock (1922) respeta bastante más las intenciones del Drácula literario; mientras que Drácula (1979) es más un ser solitario y harto de su inmortalidad que busca liberarse de ella…un aspecto que se tomó como hilo argumental de la secuela fallida de 1988 – Nosferatu en Venecia, protagonizada por Kinski nuevamente…

Orlock, el esotérico: Un detalle muy importante que suele pasar de largo por falta de información es que el Nosferatu de 1922 iba a ser la primera de una serie de películas basadas en temas ocultos. Albin Grau, el productor y dueño de Prana Films practicaba rituales esotéricos y llegó a tener contactos con Aleister Crowley – La Bestia. Como si fuera poco, Gaelen, el guionista, era Rosacruz y con contactos con los masones…un detalle de eso está en ésta escena:


El símbolo abajo a la izquierda es masónico. Una pena que Prana Films, la productora, quebró tras el juicio contra la viuda de Stoker…dejándonos con la duda de cómo serían las demás películas de significados ocultos…

Max Shreck: Se hizo famosísimo por la película…pero ha surgido el mito de que nunca más filmó nada (y de ahí a que era realmente un vampiro, como se expone en La Sombra del Vampiro). Mito total….Shreck (que significa “Miedo”, un pseudónimo que se puso para esa película para no desacreditarse con su nombre real si era un fracaso, o para no limitarse como un actor que solo hace monstruos) protagonizó otras películas…aunque bastante más anodinas. El resto del elenco tanta suerte no tuvo en comparación…

La fuerza de la mujer: Hénos aquí una subversión/alteración del argumento original respecto a la novela. Mientras que en el libro Mina es potencialmente enérgica (dentro de lo permitido por la sociedad) y Lucy completamente desvalida en las películas es al revés.

Nina/Lucy son mujeres físicamente débiles. Sonámbulas e hipersensibles (especialmente Lucy en la versión de 1979) se pasan la película sufriendo. Lucy parece una vampiresa de lo blanca que está…haciendo juego con la palidez del vampiro de Kinski. Pero son ellas quienes tienen la posta. Ellas saben que tienen lo necesario para destruir al vampiro.

Los hombres, patrulla de guerreros de dios fanatizados y endurecidos por la tarea que se les viene son en ésta película personajes secundarios. Tanto Hutter/Harker como el Doctor/Van Helsing no entienden un cuerno y andan perdidísimos…el primero recuerda su traumática experiencia pero no hace nada el respecto y está enfermo, apático o ambas cosas. El segundo puede que sepa de vampiros…pero aquí no es la voz cantante: tan sólo un médico enfrentando una plaga natural a su parecer….

Y aquí las películas retoman un aspecto del cuento de la Bella y La Bestia: las bellas, aisladas, se entregan por amor (aunque más bien parece deseo carnal mezclado con el asco y la justificación moral) a las bestias…lo que las libera de su condición (o sea, las destruye) y devuelve las cosas a su orden natural…
avatar
Duc de Roquefor

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 02/05/2011
Edad : 35
Localización : Baires

Ver perfil de usuario http://www.jardindelanoche.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.